jueves, 12 de mayo de 2011

Raíl

Tampoco pasará nada
por tirarse a los raíles una vez.
Pegar la oreja al metal
y sentir vibrar el cerebro.

Por una vez
no va a pasar nada.