domingo, 13 de marzo de 2011

чичо

Frío.
Imagino tus pestañas heladas,
el pelo escarchado.
Imagino, y mi aliento
atraviesa Europa.
Y te añoro en mis oídos
pero no en mis manos.

Está bajo mis uñas
grabado tu perfil insomne.
Lo miro si estás lejos
para no perder la calma.
Releo
esta historia, así sé
que sigues vivo,
que volverás.

Sólo tengo esta sonrisa para darte,
sólo este pecho como refugio.

viernes, 11 de marzo de 2011

O

Estoy jodida.
Me gustaría vomitarles, llenarles la cara de sangre y saliva. Embadurnarlos. Y decir, ¿qué tal te sientes ahora, que conoces el sabor de mi garganta, el azufre de mi bilis verde? Quiero ver cómo lo lames de tus dedos.
Quisiera escupirles, sí, y secar así mi boca.
Abofetear esa piel de mármol, retorcer sus dedos, como hago con los míos cada noche.
Arrancar sus brazos, dejándolos inválidos y huérfanos. Cortar sus lenguas. Callarlos.

Soy incapaz.

Sueño con arañarlos en silencio,
y que no pudieran volver a casa.