martes, 22 de febrero de 2011


He cortado mis dedos,
ya ni siquiera tengo huellas propias.
Las ramas agarran mis tobillos,
todo es más fácil si no existe mi voz.