jueves, 13 de enero de 2011

(s)Nail


Despiezo mi cuerpo buscando los anclajes.
No llegaré a los 30.
Me escuecen las venas y los párpados.
Soy un maniquí. Gordo, blanco, vidrioso.
No puedo enseñar los dientes, ni sacar las garras.
Fumo,
ennegrezco mis pulmones para diferenciarlos de mi piel.
Ni siquiera ésta garganta es mía, tampoco mis gritos.
Morderé todas las manzanas
buscando algún gusano que sentir en mi estómago.
Los cristales no tienen salida de emergencia.

8 comentarios:

  1. A veces las manzanas reviven. Y luego germina el estómago. Y seguimos siendo blancos, pero un poco menos a ratos.

    ResponderEliminar
  2. tremendamente hermoso.

    (milabrazos)

    ResponderEliminar
  3. "Soy un maniquí. Gordo, blanco, vidrioso."...brutal...

    un beso

    ResponderEliminar
  4. Cada vez me gusta más leerte.

    ResponderEliminar
  5. El cielo se rompe y cae la lluvia y aparecen los rayos y entre toda esa tormenta y entre todo ese caos el cielo se ilumina y aparecen tus buenos versos.

    Saludos.

    ResponderEliminar