domingo, 2 de enero de 2011

Gas Natural

Si abro las ventanas, el aire 
me escuece en los pulmones. 
Si abro, si no, retuerzo 
los dedos huyendo 
de los radiadores. 

Me duelen los tobillos, 
rechinan y no tengo 
escusas preparadas. 
Quizás la solución pase
por exiliarme al baño 
a paladear mis propias falanges, 
o a coserme 
el estómago a los dientes,
y sacar las mariposas. 

Ya veremos. 

4 comentarios:

  1. Ahí queda inaugurado 2011.

    Feliz año guapa, ¿un café para cuando?

    ResponderEliminar
  2. Poderosas imágenes, como siempre.

    Gustas :)

    ResponderEliminar
  3. A lo mejor si echas las cortinas no escuece tanto el aire... Yo me ofrezco a ponerme al lado del radiador. Y que 2011 nos trate bien.

    ResponderEliminar