lunes, 24 de mayo de 2010

Fin de trayecto












Fotografía de Natalia Manzano.


Éste camino me lleva hacia ti,
éste, que me anima y desilusiona a partes iguales,
que me arropa cada noche con píxeles de azúcar,
que te hace señales de humo desde los autobuses.

La princesa de cristal se romperá mañana,
sangrando luz o astillas, pero sangrando.

domingo, 23 de mayo de 2010

Meta.amor.foso.


Mi olor está cambiando. Me acerco la ropa a la cara, cambio la postura, duermo, me masturbo. Mi pelo huele a tabaco y a fruta, pero no mi piel, tampoco mis manos. Cada poro supura una melodía diferente, tengo cicatrices de cristal, que suenan a agua y a lazos. También mis uñas se confunden con el cauce de los ríos. Este olor mutado va camino de no ser solo mío. Mezclarse con otros jugos y lágrimas, destilado por las sábanas que habitaré. Sabe a hormonas, es viscoso, y si lo miras parece azul ultramar. 

jueves, 20 de mayo de 2010

De viaje


He de irme, lo sé, disgregarme. Romper las cuerdas que sujetan estos hierros y estos trastos. He de vencer al vacío. Tomar la iniciativa, rasgar estos visillos, hacerlos mi túnica y correr. He de quebrar mis tobillos, herirme de nuevo con otras rejas, otra luz que me electrocute, otros cables con los que ahorcarme. Olvidarme del olor, de las ropas, borrar las vidrieras y los libros antiguos.

Sólo echándolo de menos será real mi amor.

viernes, 14 de mayo de 2010

The last play


Te hecho tanto de menos que te juro
que trenzaría el llanto de los pájaros
si aparecieras a mi lado.

Laura Rosal

Has llevado mi corazón y la lluvia ahí donde duerme mi amor, para protegerme mientras termino mi castigo en el palacio de la muerte. Deambulo por sus habitaciones, buscando interruptores, cables, lámparas, para alumbrar mi camino, quizás, para morir electrocutada, y salir de aquí afín a mi historia, que también es la tuya.

Has mudado también la luna, guardándola en cofres de algodón y joyas, en baldosas rotas y pomos brillantes, en el brillo de los dientes y las uñas de los gatos. Ahora envías mi corazón como paquete urgente para que el cielo lo esconda bajo su paladar y su almohada, lo cuide y lo lama hasta que pueda ir a recogerlo.

jueves, 13 de mayo de 2010


Huelo mi piel de alcohol, mi escote, cubierto por las sábanas que nunca compartí. Limpias, nuevas, vacías aún de tu cuerpo y tu sudor. Dibujo flechas en mi cuerpo que llevan a mis sombras, que te guíen por este desierto blanco desconocido para ti. Para ayudarte he urdido mi propio plan, que una tu boca y mi corazón, para que lo beses o, finalmente, te lo comas.
Te siento tras de mí, corpulento y protector, soplándome los hombros, besando mis cartílagos. Me falta la paciencia, el tiempo, para medir la presión de mis muñecas, para radiografiarme el alma y presentarla como prueba, y que me condenes a no soltarme nunca. 

sábado, 8 de mayo de 2010

(Girl)friend



Dicen amor, que no existen los príncipes, tampoco los anfibios. Que somos la generación (des)habitada, por residir en un reino ficticio, sin muros ni límites físicos. Que tenemos colmillos hambrientos de amor fraternal, que nos quedamos dormidas viendo respirar a la otra.
Hablan, amor, de que estamos solas frente a sus ojos, de que nuestro vacío terminará por aflorarnos la tripa. Nombran nuestro pelo, nuestras manos, nuestras bocas, incluso nuestro sexo delimitan como un castillo dorado que exhibir.

Nosotras nos miramos y reímos.
Masticamos nuestras sonrisas.

miércoles, 5 de mayo de 2010

Agua



Somos fantasmas, de blanca cara y manos, de humo y cartón. 
Tinta, dientes, retales de tul calcinado. 
Rompo mi esternón, mis pulmones, 
con tijeras de algún tiempo deconstruido. 
Busco su metal para olerlo, 
para saber que fue tangible, 
y no un recodo de mi mente húmeda. 

domingo, 2 de mayo de 2010

Cut here.





Sábanas nuevas, remendadas, verdes de futuro. Paños que se mojan, antialérgicos, se pegan a mis manos y a tu voz. Engullen mis poros, anulan los sentidos buscando un camino hasta el azul de tus pestañas.
Imagino tu lengua, su sabor, su sal. Imagino tus papilas abriéndose y reaccionando a mi saliva. Construyo con imágenes tu carne, la figuro con líneas de puntos, con luz y cristales.
Y llega la noche, llega el sueño. Tus letras me acunan y yo me dejo dormir.


Hay un hueco sin nombre en mi cama, alineado con mi aurícula derecha, sin declarar ni construir, inundado por la riada de mi cuerpo.