miércoles, 31 de marzo de 2010

Platos rotos



Alérgica. Mi piel se resquebraja al contacto con el agua verde.
                                                                         Soy A l é r g i c a.        

Se crean círculos concéntricos que parten de mis nudillos.
Tengo pues manos de látex, que se cuartean en incisiones de talco.
Círculos blancos. Círculos rosas.
Similares a las comisuras de mi boca,
que muerdo con esquinas de pintura plástica.

Me quedo fuera.
Disculpada pues de tocar la loza con mis uñas rotas y violáceas. 
Exenta de oficio. Nací con esta piel manchada.

Observo el río que baña los tridentes,
las hojas que una vez quise que me sangraran,
cristal de mis pecados, restos de culpa y olor acuoso.
Embobada por las gotas y el sonido redentor,
sentada a tu espalda,

                                          no pretendo que me sientas respirar.

sábado, 27 de marzo de 2010

Tan blanca como el corazón. Subo los párpados de la ciudad. 
Ladrillos que estallan, ladridos, los gatos que atraviesan las piernas de las bailarinas. Que gritan, chillando su carne abriéndose ante las calles negras, metálicas, extrañas, 
i n d i s c i p l i n a d a s
Volver. Terciopelo. Lengua de plástico, lentejuelas. Uñas inútiles hechas de raso. Recuerdo inútil, desorientado.

La sangre ya no existe, estamos hechos de papel, de piedra. 
Todo brilla, y es mentira. La magia, es mentira. El rito, es mentira. 
Las bocas muerden, sonríen, y sigue siendo 
                                                                  m e n t i r a

Quisiera vomitar sólo por sentirme viva.

jueves, 25 de marzo de 2010

Jour de Fête


Mi único odio, nacido de mi único amor.
Qué hacer si no se reconoce el hogar.
Cómo prevenir la lluvia de mis párpados.

lunes, 22 de marzo de 2010

Ghostworld



Hay un fantasma fofo que me persigue por los reflejos de la casa. Los pomos metálicos de cada armario, las llaves, los platos. Muestra sus ojeras y me dice que está cansado, que quiere dormir. Muerde mi piel, y así, me escuecen brazos, nudillos y empeines, sin aparente motivo.

Se esconde entre las mantas, entre las baldosas que cubren el suelo. En las bombillas se ríe, pero dura más bien poco. Exhala su aliento en mis sienes, desaparece entre las hojas de los libros, juega con la ropa esparcida por la estancia, y se acuesta en mi colchón. 


Me asusta, y yo no sé dónde correr. 

domingo, 21 de marzo de 2010

La princesa y el enano.

Todos los espejos de la casa andan rotos,
como pétalos congelados poblando las habitaciones.

Desmembrado el cielo, y ya sin luz, deseo
quemar este papel de enano que no cuestioné,
cambiar el corazón de la princesa por uno de mis dos ventrículos.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Dejarme fue tu mayor acto de amor.

miércoles, 10 de marzo de 2010

Manzanas son mis muslos
y si me deseáis, manzanas es mi olor.
De lazos y amapolas mi tórax descosido,
metálico aparejo de ciruelas maceradas

en carbón. 

lunes, 8 de marzo de 2010

Barrel

Maybe I'd like to be just a crazy diamond.
Reflect the clouds and carve me inside.

domingo, 7 de marzo de 2010

L(ibélulas) y M(ariposas)






Entierro en caramelo la pompas de jabón que quiero conservar,
intactas, visibles, dulces y líquidas.
La savia, los labios, las manos enredadas y el calor.
Los aros de trigo que mis dientes dibujan,
saben a metal, desinfectan mi sonrisa.
Reparto golosinas,
golosinas, si,
alimento azucarado inmune a la sangre, a los cuchillos,
asegurándome una muerte suave y lenta.
Entonces miro la sal y la fruta,
los zapatos rojos, las bocas tiernas.
Macedonia de fresas y alcohol.
Miro narices verdes, redondas como manzanas,
los rizos de mi amor azul de manos libres,
los ojos felinos, la sonrisa cercana,
de la muerte, del boxeador, de los toboganes.
Aspiro el olor de un fruto de agua y pipas,
que sopla su aliento en mis comisuras.

Y es que el vino, es azul,
el cuerpo, la sangre, las lenguas.
Chocan nuestros huesos, se interrumpen,
miramos nuestras manos

y reimos.

miércoles, 3 de marzo de 2010

Gris plata


Cristales mojados frente a mí, se disuelven en acidez de rocas. Veo la luz, veo las gotas. Me reflejo. Uñas de plata y pintura atraviesan el cristal, como el limo en el alféizar la piel de mis dientes. Lamo mis yemas, me pregunto por la lluvia en tus zapatos. Drogada con pigmentos microscópicos caigo en las sábanas, rompo mi cuello, sueño con templos geométricos.

lunes, 1 de marzo de 2010

Destierro

Y ay de aquél que no ama
porque será un tronco muerto
secándose bajo el sol.

Rafael Antúnez

Yo soy la desterrada del reino de la luz.
Miro mis nudillos deshilachados de cometas,
trago ácida saliva para no ver más allá.

Tenía miedo a mi puesto
ahora solo tristeza.
Derrota y sal de mis mejillas
sin fruta que llevarme a la boca.

Si el viento gira mi veleta es simpatía,
el cauce de mi río se secó en alta mar.
Para salvar mi alma memorizo cada paso,
eterna actriz de un solo papel.

Buscaba manos y llegaron píldoras
quería pestañas y encontré etanol.

Yo soy la desterrada, Medea estéril
Desconozco mis vástagos, sus cadáveres,
ignoro las facciones de mi amante náufrago,
tampoco sé porqué se me juzgó.