martes, 23 de febrero de 2010

Pantano.


Ya no recuerdo cuándo comenzó a llover. Mi padre sonreía en el sofá animando al cielo a llenar los cauces, a regar los árboles, a disipar las huellas del verano. Mi padre sonreía, y eso era suficiente. Un día, atándome las botas, descubrí que empezaba a romperlas la humedad, sin darle importancia, me refugié en el abrigo y eché a andar. Otro día aparecieron manchas en el techo, sombras de un extraño gris que se instalaron en las ventanas, sobre la ducha, junto a mi almohada. Estaban frías, jugamos a sacarles formas definidas, como si de nubes se trataran. Hoy el agua nos ha llegado a la cintura. Los libros, los muebles, las mantas, nadaban en un océano de sombras y huellas, la lluvia lloraba marcando su paso en los tabiques, creando charcos, anegando rincones, arañando la piel del castillo que mis padres soñaron. 
La lluvia ha borrado la sonrisa de mi padre.

sábado, 20 de febrero de 2010

El calcio de mis huesos
Ligeramente obtusos
Ubica en su corteza
Cicuta de otro tiempo
Uniendo por aristas
Brazadas de veneno
Rizando en cada gesto
Astillas de formol.

Restando los latidos a mi piel. 

martes, 16 de febrero de 2010

Arcilla


Pienso en barro,
la tierra, corriendo entre mis dedos y la piel
madera, astillas, serrín de mis pestañas y tu olor.
Formones que pulieran mis aristas, alambres
sustentando mis vértebras, arena y virutas.

La robustez de tus manos en mi pelo.


Imagen de Tony Keeler

lunes, 15 de febrero de 2010

RGB

Sustraigo los colores de la sangre.
El tiempo pasa en vano,
la luz se diluye en mi garganta.

sábado, 13 de febrero de 2010

TMDH


"Después de saltar pensé que la vida es perfecta, la vida es lo mejor, está llena de magia, belleza, oportunidades y televisión y, también de sorpresas, de muchas sorpresas, si. Además, hay esas cosas que todos anhelamos, pero que solo apreciamos cuando ya no las tenemos. Y eso me afectó. Supongo que no lo ves con la misma claridad cuando estás, bueno... vivo."

The Million Dollar Hotel, Wim Wenders


Pavimentar sus pies, con alas, con ojos y el aire de mis pulmones. Recortar su sonrisa en pedazos y llenar las paredes, arropar de sueños su cuerpo durmiente, hacer aparecer flores. 
Remendar cicatrices, fundir el metal de las vértebras que manchan de sangre la carretera. 
Dibujar constelaciones en su pecho.
Soplar su boca. 

jueves, 11 de febrero de 2010

Tommy


Tommy can you hear me?

Sin voz ni iris, sin tímpanos. El cojín de mis sueños tiene nombre de disco, le falta saber jugar al pinball.
...
Y nos gusta Quadrophenia.

sábado, 6 de febrero de 2010

Rage



Imagen: Fausto 3.0, La fura del Baus.


Me enfado con la luna por dejarme sola, esconderse entre las nubes y la ropa de algodón. Tirito. Me enfado también con las olas, las letras, el pan. Tracciono mis dedos, los pruebo, y me enfado otra vez. Tengo envidia, me pudro, escarbo tras mis rodillas una solución. 

Lo siento,
me enfado.
Lo siento,
me mudo de marco,
de sábanas,
de olor.

martes, 2 de febrero de 2010

Porcelina


"And in my mind, I'm everyone"
Smashing P


No quiero que abras tu venas -me dijo-, hoy quiero que rajes tu estómago. Entonces me guiñó su párpado felino y rió, dejando escapar notas de colores entre los colmillos. Tenía marcas de uñas en la boca, dibujaba lunas en sus tobillos, estrellas en sus antebrazos. Escarbó mi pecho siguiendo los surcos de los cortes, y se extrañó. ¿No decías que tenías un corazón biomecánico?¿Dónde te has dejado el marcapasos, dónde la carne? Esto es solo un pedazo de hielo con olor a metal. Carcajeándose de nuevo subió el volumen de la música, me alargó un cuchillo y, a horcajadas, quedó frente a mí. 
La fruta había caído del árbol, roja, palpitante, pulida y redonda. Jugosa y desafiándome, hacía muecas frente a mis ojos, gestos que reconocía. Después de destrozar ladrillos, encontrar su clítoris, remendarse las rodillas y arrancarse, uno a uno, todos los cabellos de su cuerpo, volvía a mí. Quizá sólo por diversión. Pero volvía. 
Mi pequeña carita de porcelana.