domingo, 12 de septiembre de 2010

White bike


Un charco de sal en el cuadro de la bicicleta.
Como un poema de Eduardo,
o una luz de insomnio.

Se quiebra el manillar con el peso,
el impulso da paso a la huida
mientras te miran los extraños.

7 comentarios:

  1. Pedalea, pero no cambies mucho de marcha ;)

    ResponderEliminar
  2. y también recuerda que es mejor una bicicleta blanca que white bike.

    ResponderEliminar
  3. Con esa bicicleta y los chapines, y el poema,

    ¿quién necesita botas de siete leguas?

    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. O: Espero no cambiar, y que no me pillen muchas cuestas.

    C: Bueeeno... ya sabes que a mi me gusta eso de poné los titulillos en inglés... y después de la Noche Blanca iba a quedar muy descarado si se leía en español.

    S: :D Gracias. Quién no se rinde a alguien que se llama como una peli de Tarkovski? Mientras no me pongas muchas arañas en el blog, claro.

    ResponderEliminar
  5. Los extraños siempre son una buena opción, en el camino.

    ¡Sonríeles! :D

    ResponderEliminar
  6. Ganas de pedalear en una black night!

    ResponderEliminar