jueves, 30 de septiembre de 2010

Américas



Tocábamos porque el océano es grande y da miedo,tocábamos para que la gente no notara el paso del tiempo, y se olvidara de dónde estaba, y de quién era. Tocábamos para hacer que bailaran, porque si bailas no puedes morir, y te sientes Dios. Tocábamos ragtime, porque es la música con la que Dios baila cuando nadie lo ve.
Con la que Dios bailaría si fuera negro.

Alessandro Barico, Novecento.


Grité y mi voz salió desde otras cuerdas. 
Grité, 
y descubrí notas más allá de las escritas.

2 comentarios:

  1. palabras apropiadas no las hay, puedes pasarte una vida buscándolas (...) pero no las encuentras, tienen siempre una música errónea, es la música lo que les falta, ahí, entre los besos y sobre la piel, es cuestión de música. Así que al final dices algo, pero resulta poca cosa

    Océano mar

    ResponderEliminar