jueves, 1 de julio de 2010

Bienvenido a la ciudad.


La ciudad es una guerra de andenes. Las carreteras aúllan, sucias por las ruedas que llevan en sus hombros. Hace calor. Mucho calor. Tanto que quema. Pequeños gatos nos agreden asustados por las agujas. Nos cruzamos con siluetas burtonianas fumando en los estanques. Andando bajo esta lluvia de rayos que nos da una oportunidad en el ahogo metálico de estos días. Pensamos en sábanas de flores con helado y café, para los días de descanso en el dormitorio.

13 comentarios:

  1. Suelen ser lugares muy exigentes... más este en que las dos torres parten por la mitad su espina dorsal.

    Siempre habrá helado y café, y sábanas con flores y suspiros esdrújulos... y pequeñas muertes todos los días sólo para que la resurrección exista.

    ResponderEliminar
  2. 1. no mires a los ojos de los extraños.
    2. haz algo con la cabecera del blog. queda terrible así, tía.
    3. te echo de menos, guarra.

    ResponderEliminar
  3. Junglas de alientos desconocidos y rotondas sin rodeos...

    Si al menos dispones de dormitorio para tus remansos, considérate afortunada :)

    ResponderEliminar
  4. Mientras que haya días de descanso en los que agotar los dormitorios todo irá bien ;)

    ResponderEliminar
  5. En medio de la jungla urbana suena mejor optar por ciertas flores salvajes como la escritura.

    Saluditos...

    ResponderEliminar
  6. cosa bonita!
    cómo estás? qué tal en la capital?
    Espero que estés bien y que vayas descubriendo cosas nuevas/cosas buenas
    Un beso, corazón
    cuídate muy mucho

    ResponderEliminar
  7. ¡bonita! ¿hasta cuándo estarás en madriz? yo iré a finales de agosto.

    muá grande*

    ResponderEliminar
  8. A: Mientras existan la resurrección y el olor en las sábanas...

    C: No miro.
    Estoy en ello.
    Joder, yo también.

    O: Soy muuuy afortunada entonces ;)

    M: Pequeña tú.

    Ana: También mientras haya cafés,no?

    V: A mi me gustas tú!

    J: Gracias :D

    N:Pues raro esto de estar fuera del sur, pero estoy aprendiendo muchisimo, y creciendo, y trabajando, y siendo feliz :D

    L: INDEFINIDAMENTE. Con eso te lo digo tó. Mil besos.

    ResponderEliminar
  9. El Guatemalteco alaba su recia virilidad y hasta la de sus bisabuelos, alardeando de tener mujer, querida y encima irse de putas. Hay que ser mero macho y canalla para pensar de esta forma. Vaya que una mujer piense de la misma manera...

    Guatemala es el segundo país del mundo con mas casos de SIDA después de Africa.

    Los chapines y en general el guatemalteco es la peor mierda del planeta y encima se jacta de gracioso. Con razón están como están, pobrecitos...

    ResponderEliminar
  10. Querido Anómimo. Aunque conozco las otras acepciones de la palabra "chapines", creo que queda claro en el encabezamiento del blog que en este caso, está tomada como sinónimo de zapato, aludiendo además, como expresión -los chapines rojos- a los zapatos rojos de la historia de El mago de Oz.

    Cualquier otra acepción es incorrecta en este caso, siento la confusión que te haya creado. Para cualquier cuestión, mi correo está en el perfil.

    Gracias por pasarte.

    ResponderEliminar