miércoles, 28 de abril de 2010

Ronda de los Tejares.




Estás manchada, parada, de poesía.

Cubierta de hojas secas del otoño,
vigilando las chaquetas que cruzan las puertas, vigilando los bancos.
Jugando a la vida nueva,
como si fueras la Loba capitolina, como si fueras Roma.

1 comentario: