sábado, 27 de marzo de 2010

Tan blanca como el corazón. Subo los párpados de la ciudad. 
Ladrillos que estallan, ladridos, los gatos que atraviesan las piernas de las bailarinas. Que gritan, chillando su carne abriéndose ante las calles negras, metálicas, extrañas, 
i n d i s c i p l i n a d a s
Volver. Terciopelo. Lengua de plástico, lentejuelas. Uñas inútiles hechas de raso. Recuerdo inútil, desorientado.

La sangre ya no existe, estamos hechos de papel, de piedra. 
Todo brilla, y es mentira. La magia, es mentira. El rito, es mentira. 
Las bocas muerden, sonríen, y sigue siendo 
                                                                  m e n t i r a

Quisiera vomitar sólo por sentirme viva.

3 comentarios:

  1. es probable que me mates. pero te digo que es lo mejor que has escrito en mucho tiempo.

    ResponderEliminar
  2. te diré yo de vómitos
    tiempos y vidas
    coleando

    ResponderEliminar