lunes, 7 de diciembre de 2009

Humo



















Mis manos de humo desdibujan los labios de la experiencia.
Hace frío en esta habitación de aceite,
o eso creo, eso dice el vello de mi nuca.
Muerdo mis dedos, vacíos de palabras y tinta fresca,
azúcares de miel derramada en mis nudillos.

La piel de mi cara se eriza, suave se estremece ante la luz,
descubre los surcos de mis palmas,se retira a deliberar.
Crujen mis vértebras, alivio la presión que inunda
los recovecos de mi espalda, y mi ombligo grita y maulla,
olisquea buscando un nuevo bosque que explorar.

Clavo de nuevo el brillo de mis ojos en otras encías malditas
que se deshacen a su paso y me dejan caer sin gravedad.
Mi corazón abierto, espera su próxima intervención.



Fotografía de Pablo Talamanca.

3 comentarios:

  1. Hola sobrina!
    Estaré en Córdoba entre el 18 y el 3. Nos veremos. Abrazos!
    Me gusta tu blog.

    ResponderEliminar
  2. Gracias tito, tu siempre eres bienvenido.

    Qué ganas tengo de verte :D

    ResponderEliminar
  3. Es curioso que acabe de subir una entrada, me venga a dar una vuelta por estos rincones y me encuentre con que coincidimos el titulo xD Aunque sea completamente distinto lo que mostramos, tan distinto como pueden serlo " brillo de unos ojos" cualquiera :)

    ResponderEliminar