miércoles, 30 de diciembre de 2009

El año que empezó con la Esperanza.




El tiempo que se va nos deja sinsabores
perdido ya en la distancia de un almanaque desnudo
de un abril de sueños y agua, entre serrín y tornillos.

Quedémos en las guardas de el cuaderno de sueños
que llenamos con palabras nuevas y cálidas palmas,
centremos el recuerdo en los logros de un camino
que por ahora sigue su curso, que nos promete
más hiel, pero también más helados.

Acordémonos de lo que nos llevó hasta aquí.



detalle de La otra orilla - recuerda, somos el pantano- 

2 comentarios:

  1. y pensemos en lo que nos llevará hasta allí... el futuro está cargado de helados

    ResponderEliminar
  2. a veces uno prefiere recordar lo que le sacará de aquí

    ResponderEliminar