sábado, 2 de julio de 2011

Gasolina, aguarrás, pastillas y juguetes.
Di mi nombre, mi familia.
Las vocales te lo revelarán.

Te recuerdo, me despido.

jueves, 12 de mayo de 2011

Raíl

Tampoco pasará nada
por tirarse a los raíles una vez.
Pegar la oreja al metal
y sentir vibrar el cerebro.

Por una vez
no va a pasar nada.

lunes, 25 de abril de 2011

Herencia

Predisposición genética 
en monodosis. 
Cápsulas y ADN. 

Hilo a hilo acceder 
a esas arterias para 
cegarlas. Sustituirlas.
Crear un replicante 
no defectuoso


que no heredemos nada. 

miércoles, 20 de abril de 2011

Carrera Oficial

Puntas de taladro
en el diafragma.
Tambores de guerra
vestidos de azul
negro y oro
sin cíngulo ni cadenas
sin piel en los hombros.

Rezo,
que no lo sepa nadie,
para que llueva.

sábado, 16 de abril de 2011

Novia


Salvar las carreteras,
las líneas de mi mano,
de tus uñas,
nuestras pestañas.

Lamernos las heridas a base de champán,
con guantes de acero y niebla,
y vino,
tanto vino violeta que nos enjuague la sal.
Rodearte.
Sonreír.

Te lo juro.
Voy a merendarte a besos.

viernes, 8 de abril de 2011

Sueño (I)

asesinatos dulces como nieve
[...]
en sombra o en incendio construido
boca sedienta de suicidios

nadie cuida no ya de los que han muerto
nadie cura del triste que en su cripta
borda el camino hacia algún dios antiguo
ni las sombras siquiera
de mármol blanco que soñamos vivas

Eduardo Haro Ibars, Cenizas o algo tierno.


Columnas que arden
vestidos rojos bosques sin copa
que aparecen de vigilia como aviso
con su fuego azul como la lluvia.

domingo, 13 de marzo de 2011

чичо

Frío.
Imagino tus pestañas heladas,
el pelo escarchado.
Imagino, y mi aliento
atraviesa Europa.
Y te añoro en mis oídos
pero no en mis manos.

Está bajo mis uñas
grabado tu perfil insomne.
Lo miro si estás lejos
para no perder la calma.
Releo
esta historia, así sé
que sigues vivo,
que volverás.

Sólo tengo esta sonrisa para darte,
sólo este pecho como refugio.

viernes, 11 de marzo de 2011

O

Estoy jodida.
Me gustaría vomitarles, llenarles la cara de sangre y saliva. Embadurnarlos. Y decir, ¿qué tal te sientes ahora, que conoces el sabor de mi garganta, el azufre de mi bilis verde? Quiero ver cómo lo lames de tus dedos.
Quisiera escupirles, sí, y secar así mi boca.
Abofetear esa piel de mármol, retorcer sus dedos, como hago con los míos cada noche.
Arrancar sus brazos, dejándolos inválidos y huérfanos. Cortar sus lenguas. Callarlos.

Soy incapaz.

Sueño con arañarlos en silencio,
y que no pudieran volver a casa.

martes, 22 de febrero de 2011


He cortado mis dedos,
ya ni siquiera tengo huellas propias.
Las ramas agarran mis tobillos,
todo es más fácil si no existe mi voz.

sábado, 29 de enero de 2011

Obras


Imagen, Blanca Vega


Llego tarde a recoger recuerdos.
Se rompió el reloj.

Mañana se quebrará nuestro palacio,
todas estas columnas erigidas por amor,
nuestros cristales rotos brillando en él.

Prometo cortar el cáñamo de este vagar
prometo una sonrisa de agua, prometo,
regalo, mi tiempo, mis manos, mis dedos,

como homenaje póstumo
como adiós en la lluvia, en la distancia.